TEMA 2 DESARROLLO PSICOLÓGICO DURANTE LA INFANCIA

sacred-infance-email[1].jpg




DESARROLLO FÍSICO Y PSICOMOTOR.

Proceso de crecimiento:

En la primera infancia se desarrollan muchas de las habilidades físicas y psicomotoras que tendremos toda la vida. En estos años se produce en el cuerpo la mayor evolución de toda la vida.

Todos los humanos tienen en común el hecho de que comparten una forma propia, diferente a la de cualquier otra especie, de evolucionar y de madurar físicamente, junto al desarrollo a nivel psicomotor. Sin embargo, no todas las personas se desarrollan de la misma manera. Para empezar, los niños se encuentran en un momento de su evolución física muy diferententorno_familiar.jpge de los adultos, pero además cada uno de nosotros tenemos una carga genética diferente, y el peso de la herencia es diferente, por ello nuestra evolución física y psicomotora es diferenciada. Por estos motivos cada persona es irrepetible, ya que todos tenemos una evolución propia.

Además el proceso de crecimiento está a influencias del entorno, como por ejemplo el entorno familiar. Vemos que la habilidad más temprana para hablar e propia de ciertas familias y que las enfermedades pueden afectar negativamente el desarrollo motor.

Tendencia secular del crecimiento se refiere a la aceleración que se aprecia en aspectos de nuestro crecimiento cuando se comparan los datos tomados en momentos distantes.

BASES DEL DESARROLLO PSICOMOTOR Y CONTROL POSTURAL.

¿Qué es el desarrollo psicomotor?
desarrollo_cognitivo.gif
El término desarrollo psicomotor designa la adquisición de habilidades que se observan en el niño de forma continua durante toda la infancia. Corresponde tanto a la maduración de las estructuras nerviosas (cerebro, médula, nervios y músculos...) como al aprendizaje que el bebé hace descibriéndose a si mismo y al mundo que le rodea.

Los aspectos psicológicos y musculares son las variables que constituyen la conducta o la actitud. Al contrario del intelectual que está dado por la maduración de la memoria, el razonamiento y el proceso global del pensamiento.

Control postural: Independientemente de que cada niño tenga una evolución diferente, existe algo en común para todos. El desrrollo avanza de la cabeza a los pies, por ello vemos que el desarrollo funcional de la cabeza y las manos es anterior al del desarrollo de las piernas y los pies.

El desarrollo físico del cerebro y los estímulos sociales que van recibiendo de los adultos hace que el niño consiga el control postural que tienen las siguientes fases:

control_postural.jpg
  • Control de la cabeza.
  • Coordinación óculo-manual.
  • La posición de sentado.
  • Desplazamiento antes de andar.
  • Sostenerse de pie.
  • Caminar.


A continuación mostraremos un calendario madurativo de los 0 a los 2 años de edad:

Nacimiento: Prácticamente el niño duerme todo el día. Responde con llanto a sus necesidades básicas de alimentación, dolor y cambios de temperatura.

6 Semanas: Comienza a sonreír cuando le hablan. Mira los objetos situados en el campo visual. No sostiene la cabeza y puede descansar extendido sobre su abdomen.

3 Meses: Sonríe espontáneamente, sus ojos siguen los onjetos en movimiento, sostiene la cabeza al estar sentado, agarra los objetos colocados en su mano y vocaliza.

6 Meses: Se sostiene en posición erecta, se sienta con apoyo y logra girar sobre su propio eje. Puede trasferir los objetos de una mano a otra.
desarrollo_psicomotor[1].jpg
9 Meses: Ya se sienta completamente solo, gatea y logra ponerse en posición erecta y puede dar los prrimeros pasos. Se despide con las manos.

1 Año: Ayuda a vestirse y camina con ayuda de los familiares.

18 Meses: Camina sin ayuda, sube escaleras con ayuda, tiene mejor control de sus dedo, come prácticamente solo.

2 Años: Corre, sube y baja escaleras sin ayuda, puede pasar las páginas de un libro de una en una, se viste casi sin ayuda (las prendas sencillas).

PSICOMOTRICIDAD.
Definición de psicomotricidad según diferentes autores:

Según Palacios (1990):

"La psicomotricidad es el mundo de las relaciones psiquismo movimiento y movimiento psiquismo". Implica un movimiento externo (acción) y un componente interno (la representación del cuerpo y sus posibilidades de movimiento).

Según Coste (1979):

A mitad del camino entre lo físico-madurativo y lo relacional, el desarrollo psicomotor dista mucho de ser una realidad biológica, es también una puerta abierta a la interacción y a la estimulación.

Conclusión:

-El objetivo del desarrollo psicomotor es el control del propio cuerpo y conseguir todas las posibilidades de acción y expresión lo cual implica un componente interno y otro externo.


Psicomotricidad gruesa:
psicom[1].jpg

Es el control que se tiene sobre el propio cuerpo, especialmente los movimientos globales y amplios dirigidos a todo el cuerpo.

Existen diferentes métodos para trabajar la motricidad gruesa con los niños de forma divertida, mediante juegos. Gracias a estas actividadespodemos trabajar la coordinación global y el equilibrio (dinámico o estático).





A continuación, detallamos un ejemplo de uno de estos juegos:

Actividad: "El juego del laberinto"Objetivo: Ejercitar la coordinación motora y la orientación espacial.Instrucciones: Se hace en el suelo un laberinto con cinta adhesiva de varios colores. Se le dice al niño que debe buscar dentro del laberinto un "premio". Cada segmento tendrá un color diferente que significa un movimiento diferente. Con el primer color, por ejemplo: rojo, el niño deberá caminar hacia delante, con el verde caminará de lado hacia la derecha, con el azul hacia atrás, con el naranja hacia la izquierda de lado, con el color morado de puntillas y con los talones con el lila. Luego debe hacer lo mismo para salir del laberinto.Materiales: cinta adhesiva de colores.

psicomotricidad_fina.jpg


Psicomotricidad fina:
La psicomotricidad fina son todas las actividades del niño que necesitan de una precisión en su coordinación, son los movimientos de una o varias partes del cuerpo que no tienen amplitud de precisión.


Ejemplo de un juego para ejercitar la psicomotricidad fina:

Actividad: "Abotonar"Objetivo: Afienzar los mivimientos digitales que agarre de la pieza (asión-presión) en el niño.Instrucciones: Se les proporciona a los niños un pedazo de fielto con botones de diferentes tamaños cosidos de un lado y sus correspondientes ojales del otro ladopara que el niño los abotone. Otra alternativa será uzar la camisa del niño.Materiales:Botones de diferentes tamaños y fieltro. 
DESARROLLO COGNITIVO:
PIAGET

La primera etapa en la que Piaget divide el desarrollo cognitivo es la llamada etapa sensoriomotora, que abarca desde el nacimiento hasta los dos años aproximadamente. Se caracteriza por el desarrollo de los movimientos. Éstos, de movimientos innatos pasan a ser movimientos voluntarios, que le pe rmiten al niño dirigir sus actividades hacia objetivos determinados.

Pruebas realizadas a niños menores de 18 meses
Esto da lugar a dos modificaciones importantes. Por un lado, al lograr mayor dominio sobre su cuerpo, el niño se relaciona con el medio que lo rodea como un ser separado de su entorno, es decir, le confiere existencia propia a los objetos y a las personas, ya que al principio no tenía conciencia de si mismo diferenciado del medio ambiente.

No solo es el niño el que interactúa con el medio, sino éste influye en las esperiencias del niño.

Por ejemplo, el bebé dirige las manos hasta alcanzar un juguete, se lo lleva a las manos para conocer las características de ese objeto (el niño conoce su entorno). Como resultado de esa actividad asimila nuevas sensaciones como: duro, blando, áspero, etc y acomoda sus estructuras mentales a esos conocimientos.

Esta forma de relación voluntaria con el medio, influye determinantemente, no sólo en el specto intelectual, sino de igual manera en el desarrollo socio-afectivo del niño.

Por ejemplo, vemos que un niño al nacer dedica la mayor parte del tiempo a dormir, por esto los padres establecen un vínculo afectivo unilateral, es decir, los padres dan demostraciones de afecto sin que el niño responda, al menos con respuestas evidentes. Pero en la medida que éste va desarrollando habilidades psicomotrices como: balbucear, tomar abojetos, reirse, etc, su vínculo se vuelve más afectivo, debido a que éstas son actividades significativas para los adultos.

Desde la década de 1930, es esta teoría de Piaget el punto de referencia único sobre el desarrollo cognitivo de los bebes.

REVOLUCIÓN COGNITIVA

A partir de la década de 1960, Burner funda el Centro de Estudios Cognitivos, siendo así promotor de la Revolución Cognitiva, gracias a la qual se demostró que las capacidades perceptivas eran mucho muy superiores a las que se les había atribuido.

CAPACIDADES COGNITIVAS

En las décadas de 1980 y 1990 se produjo un gran avance en el análisis de las capacidades cognitivas de los bebes, que resultaban ser mucho más competentes de lo que Piaget había previsto y desde mucho antes de lo que había imaginado.

INTELIGENCIA PSICOMOTORA
La podemos dividir en 6 subestadios:

Ejercicio de los reflejos.
subestadio_1.jpgEn esta etapa, el repertorio de adaptación del recién nacido se limitará a los simples reflejos determinados biológicamente. En consecuencia un bebé succiona un pezón cuando le roza los labios o agarra un objeto que toca su mano. La inteligencia sensoriomotora se construye, pero también de los primeros hábitos, logrando el bebé, en un determinado momento, utilizarlos de forma intencionada. Este tipo de conductas son importantes porque forman la base sobre la que se estructura todo futuro desarrollo. Dicho lugar tiene lugar al aplicarse las conductas o más objetos o acontecimientos (los bebes asimilan cada vez más cosas). Dichos repertorios conductuales empiezan a cambiar como reacción a estas nuevas experiencias, empiezan a acomodarse. Cuando las conductas inicialmente inflexibles comienzan a ser modificadas por la experiencia, el niño está entrando en el segundo subestadio.


  • SUBESTADIO 2 (1-4 meses)

Desarrollo de Esquemas.
Este estadio está caracterizado por la aparición de las primeras adquisiciones, primeros hábitos, que supone ya una alteración de los reflejos innatos, pero que todavía no tienen el rasgo de intencionalidad propio de las conductas inteligentes que será alcanzado en el siguiente estadio. Aquí empiezan a surgir las primeras reacciones circulares definidas como: "ejercicio funcional cuyo fin es mantener o descubrir otra vez un resultado nuevo o interesante".
subestadio_2.jpg

Por ejemplo, la acción de chuparse el pulgar de forma sistemática, no debida al azar, implica una acción entre mano y boca que supone una adaptación adquirida del reflejo de succión supone una acomodación debida a la experiencia y, por tanto, una distinción entre asimilación y acomodación que no existía en el subestadio anterior y que alcanzará mayor relevancia en estadios posteriores.




  • SUBESTADIO 3 (4-8 meses).

Descubrimiento de los procedimientos.subestadio_3.jpg
Si bien los bebés actúan sobre el entorno de su nacimiento, su conducta en los primeros meses tiene la calidad de ser dirigida hacia el interior. Ahora muestra un interés más claro hacia el mundo exterior. Los esquemas empiezan dirigirse hacia fuera del propio cuerpo del bebé. Comienza la exploración del entorno. Cuando ahora manipula un objeto lo hace porque tiene un interés real en explorarlo.
Esta mayor conciencia del entorno le permitirá descubrir procedimientos para reproducir hechos interesantes. El niño intenta repetir lo que le divierte. Imitan a los adultos.

Ejemplo:
El niño abre y cierra la mano, saca la lengua, cierra los ojos, produce sonidos...

  • SUBESTADIO 4 (8-12 meses).

Conducta intencional.
En el estadio anterior el bebé solo puede reproducir resultados después de que hayan acurridos por casualidad. En este subestadio esta restricción desaparece. Ahora ya es capaz primero de percibir algún objeto deseable y después imaginar cómo conseguirlo. Su conducta ya es intencional y puede mostrar una clara conducta de anticipación ante la aparición de deteminados indicios. Un niño puede llorar cuando un adulto que estaba sentado a su lado anticipando su marcha. Estas conductas anticipatorias suponen una previsión independiente de la acción que se está realizando, pero implica todavía una representación que el niño no alcanzará hasta el final del periodo sensoriomotor (2 años).

  • SUBESTADIO 5 (12-18 meses).

Novedad y exploración.
Lo característico de éste periodo, en comparación con el anterior, es que el bebé comienza de forma deliberada y sistemática a variar sus conductas. El niño no se limita ahora a repetir, ante situaciones concretas, respuestas o soluciones que previamente habían tenido éxito. Es el momento en que empieza a experimentar y descubrir nuevas soluciones mediante un procedimiento de tanteo. Así puede aprender que un objeto situado a cierta distancia puede cogerse mediante un palo, cordel,...La experimentación sobre el entorno adquiere un papel predominante en la conducta del niño que disfruta con estas nuevas actividades. El lanzar objetos como cucharas u otros desde la sillita, por ejemplo es un medio por el que pueden explorar las consecuencias de sus actuaciones y resultar altamente motivante. El desarrollo cogniscitivo está teniendo su inicio en estas actividades.

  • SUBESTADIO 6 (18-24 meses).

Representación mental.
Los cinco subestadios anteriores han supuesto ya un avance significativo a nivel de desarrollo cognitivo, sin embargo, está por llegar uno de los procesos más importantes: La capacidad de representación. El niño es ahora capaz de pensar y actuar sobre el mundo de forma interna y no meramente de forma externa (tanteo). Así será capaz de buscar los abjetos que se han escondido mediante desplazamientos invisibles.

Podemos explicar el avance de la representación mental mediante una de las observaciones que Piaget realizó a una de sus hijas. La niña ve que él guarda una moneda en su mano, después coloca la mano bajo una manta. Retira la mano cerrada; ella la abre, después mira bajo la manta hasta que encuentra el objeto. Devuelve inmediatamente la moneda, la pone en la mano izquierda y desliza la mano cerrada bajo el cojín situado al otro lado; ella inmediatamente busca la moneda bajo el cojín.

En estos momentos el niño posee, junto con la noción de objeto, los conceptos de espacio, tiempo, y causalidad que le permitirán lograr una representación coherente y completa de la realidad en la que él mismo está incluido, y a partir de la qual puede actuar de forma inteligente.

Constancia o permanencia del objeto.
El término hace referencia al concepto que tenemos de que los objetos tienen una existencia que es independiente de nuestra percepción. Así un juguete no deja de existir porque ya no podamos sentirlo, un sonajero porque no podamos oírlo, o la mamá porque ya no podamos verla. La investigación de Piaget sugiere que, al principio, los niños no comprender la permanencia y que esta comprensión se desarrollaría gradualmente a lo largo de toda nuestra infancia. En los dos primeros subestadios, los bebés no darían ninguna prueba de darse cuenta de que los objetos existen independientemente de sus propias acciones sobre ellos. Sólo sería a partir del tercer subestadio cuando los niños empiezan a buscar los objetos que desaparecen.

Sin embargo, alugunos estudios apuntan que ya en el segundo subestadio, algunos niños, saben que los objetos siguen existiendo aunque se hayan ocultado tras una pantalla, y que su conducta de no búsqueda se debería más a una limitación motriz que una carencia de la noción de permanencia del objeto.

PERCEPCIÓN Y ATENCIÓN.

PERCEPCIÓN.
CincoSentidos[1].jpg
Desde las primeras semanas los recién nacidos poseen una capacidad para percbir el mundo que les rodea. Esta percepción ocurre a través de los sentidos, como se puede suponer, las habilidades de los niños en este aspecto mejoran rápidamente con el paso de los años.

La percepción, necesita de los procesos de sensación (información captada acerca del mundo físico proporcionada por nuestros receptores sensoriales), desde la cual se contituye el proceso en el que seleccionamos, organizamos e interpretamos la información captada por nuestros receptores, sensoriales, a esto llamamos percepción. La percepción es entonces una interpretación de la sensación en forma estructurada y puede ser visual, auditiva, táctil, olfativa i gustativa.

La percepción capacita al ser humano para: distinguir la información necesaria, explorar lo q ue nos rodea y evitar peligros (obstáculos, trampas...)

ATENCIÓN.

atencion.jpgPara el desarrollo de la percepción es necesario el funcionamiento de los procesos de atención, la cual es la capacidad del individuao para focalizar sus percepciones, en estímulos determinados, desestimando la relevancia de otras fuentes de estimulación.

En la escuela, el niño requiere del pleno funcionamiento de la atención para centrarse en la lección de la profesora y diminuir la atención en aspectos considerados secundarios para ese contexto que es el observar el color del lápiz y los ruidos que hacen otros compañeros.

En el recién nacido la atención es involuntaria. Entre el primer y el segundo año la atención en el niño está relacionada con sus intereses en el mundo circundante. Entre los tres y cinco años, el niño logra focalizar su atención en un mismo tema durante 30 a 50 minutos y entre los cinco y seis años logran hacerlo hasta una hora y media.

El aumento de la estabilidad de la atención se manifiesta cuando el niño realiza actividades como observar láminas, escuchar relatos y permanecer realizando una actividad con el 100% de su capacidad, esto se logra alrededor de los seis años.

VISTA
imagesCALZLIFI.jpg
Nacemos con vista pero en cambio la visión tiene que aprenderse. En los primeros días de vida "vemos" pero lo que vemos no tiene ningún significado el cerebro aún no ha aprendido a ver. En función de la estimulación que el niño reciba y de como la visión se interrelacione con el resto de senticos, el niño adquirirá un mejor o peor nivel de eficacia visual. Por este motivo: "No nacemos viendo sino que aprendemos a ver".



ACTIVIDADES QUE SE PUEDEN HACER PARA ESTIMULAR EL DESARROLLO DE LAS DIFERENTES CAPACIDADES VISUALES

Es entre el nacimiento y los 3 primeros años de vida cuando muchas de las habilidades visuales del niño se desarrollan.
EDAD
0-3 MESES
HABILIDADES VISUALES
Estimular al fijación
ACTIVIDADES
- Estimular el contacto visual con la madre, de forma que entre la cara del niño y la de la madre haya entre 20 y 30cm. de distancia.
- Colocar nuestra mano, a la misma distancia de antes, teniendo cuidado de que el niño la pueda observar y mover nuestros dedos lentamente.
- Lámpara musical que proyecte fi guras en la pared o al techo.
- Mostrarle figuras pintadas en blanco y negro (damero, líneas, redondas concéntricas), a una distancia de 25cm.
- Colgar en su cuna, a ratos, dibujos grandes de caras.
EDAD
3-4 MESES
HABILIDADES VISUALES
La coordinación ojo-mano y la percepción en profundidad
se empiezan a desarrollar
ACTIVIDADES
- Colocar la cuna en un lugar luminoso y rico en estímulos visuales. Tener la precaución de ir cambiándolo de posición para estimular ambos ojos por igual. Con el mismo objetivo, alternar al niño entre el brazo derecho y el izquierdo cuando tome el biberón.- Aparecer y desaparecer de su campo visual, realizando movimientos de un lado a otro y de arriba a abajo, dándole cada vez pistas verbales.- Móviles encima de la cuna, en movimiento y con contraste, pintados en blanco y negro o de colores muy vivos.- Mostrar al niño objetos que hagan ruido, retirarlos de su campo de visión y volverlos a incorporar en sitios diferentes.- Realizar movimientos con figuras tridimensionales en diferentes direcciones: horizontal, vertical, diagonal, círculos y en forma de “ocho”. Posteriormente se pueden hacer con una linterna y con una linterna con la luz tapada con un globo de color.- Utilizar juguetes que se muevan de lado a lado, de arriba a abajo y que giren y/o juguetes que salten como un perro o tipo robot con mando a distancia.- Mostrarle su imagen en el espejo. Acercarlo y alejarlo poco a poco, entre 25 y 10cm.- Colocar juguetes colgados de una barra, de forma que pueda tocarlos e intentar cogerlos. Así estimulamos la coordinación ojo-mano.
EDAD
6 MESES
HABILIDADES VISUALES
Las habilidades de motilidad ocular y de coordinación entre los ojos y el cuerpo continúan desarrollándose y ambos ojos han de enfocar por igual.
ACTIVIDADES
- Estimular la reptación y/o el gateo a través del juego. (Primero la reptación y después el gateo tienen mucha importancia para conseguir que los ojos se alineen de forma estable).- Proporcionarle juguetes para que pueda manipularlos. Se empieza a formar la visión en tres dimensiones.- Acercar y alejar objetos en frente del niño, ayudaran a reforzar la acomodación y la convergencia.
EDAD
8-12 MESES
HABILIDADES VISUALES
El niño empieza a usar ambos ojos conjuntamente, a juzgar distancias y a recoger y lanzar objetos con mayor precisión.Para favorecer un desarrollo adecuado es importante no animar al niño a andar pronto. El gateo es importante para desarrollar la coordinación ojo-mano-pie y de todo el cuerpo en general.
ACTIVIDADES
- Estimular el gateo a través del juego. Así el niño empieza a experimentar realmente con su movilidad, ya que tiene la posibilidad de explorar espacios más amplios, descubrir objetos de interés, cogerlos y manipularlos, etc.- El niño empieza a interesarse por lo que pasa a algunos metros de él, de forma que la visión tendrá que afinar su enfoque con la finalidad de formar una imagen clara y precisa de los objetos alejados. Explorando un espacio más amplio, el niño descubre muchos objetos de interés hacia los que se dirige, coge, manipula, amontona, etc. Esto le permite hacer un primer afinamiento de sus funciones visuales.
EDAD
1-2 AÑOS
HABILIDADES VISUALES
La coordinación ojo-mano y percepción en profundidad del niño continúan desarrollándose y empieza comprender términos abstractos.
A los 2 años el niño comienza a ser mucho más visual, es a decir empieza a inspeccionar visualmente sin la necesidad de tocar.
ACTIVIDADES
Proporcionarle bloques de construcción, rompecabezas sencillos y pelotas.
Es importante animar a que el niño ande y darle oportunidades de trepar y explorar dentro y fuera de casa.
SENSIBILIDADES

  • SENSIBILIDAD AUDITIVAoído.jpg

Los niños responden a los sonidos incluso antes de nacer, cuando están en el vientre de la madre y cuando perciben algún sonido intenso se mueven más. Al nacer ya oyen y reaccionan de manera diferente ante la distinta intensidad de los sonidos. Desde los primeros días los bebés son capaces de reconocer las voces de los familiares cercanos y se sienten más atraidos por los sonidos similiares a la voz humana, especialmente la femenina; discriminan entre sonidos semjentes (aunque algunos niños no la tienen); preferenecia por las características prosódicas (ritmo, acento, entonación) de su propia lengua; preferencia por la voz de sus madres; también son sensibles a la intensidad del sonido, el ritmo fuerte les perturba y altera pero un ritmo suave les calma.

A los 3 meses distinguen el tono emocional de las expresiones que se le dirigen.

caja_sonidos.jpg
Un ejemplo de actividades para trabajar el sentido del oído.
Caja de sonidos. Mejora los sentido. Con este juego ayudamos a desarrollos el sentido auditivo del bebé. Con éste juego en particular el niño aprende a escucha los sonidos que emiten las cajitas cuando el niño las acciona.

  • SENSIBILIDAD TÁCTIL:

En el recién nacido, el contacto piel a piel es una de las estimulaciones más fuertes que se establece entre los padres y los bebés.
Percibe todas las vibraciones afectivas con el madre y también la madre transmite todas sus emociones.
El tacto está desarrollado en el recien nacido en la palma de la mano, de los pies y el rostro que se va a ir exmasaje-de-bebe[1].jpgtendido por todo el cuerpo. Este desarrollo debe perfeccionarse en los meses siguientes, se desarrollará la sensibilidad al dolor, caricias, etc.sensibilidad térmica.
Las cosquillas al principio no son placenteras pero a los dos o tre meses ya sí se convierten en divertidas.
El tacto es el instrumento de exploración con los objetos, aunque al principo los exploran con la boca.
A medida que se avanza en el desarrollo, entre los 6 o 7 meses, el protagonismo de la exploración va a ser el tacto.
En la estimulación táctil, el masaje es muy importante en la interacción positiva y el lazo afectivo. Se ayuda a que maneje mejor la entrada de información y se relfeja, permitiéndonos trabajar el tono (en el caso de hiperactivos)

  • SENSIBILIDAD OLFATIVA:

El sentido del olfato y el del gusto están íntimamente ligados desde antes del nacimiento. El feto, a partir del cuarto mes de gestación, capta mediante el gusto los “olores” del líquido amniótico, que dependen de lo que coma la madre.
Aunque no puede oler como nosotros, el futuro bebé experimenta las mismas sensaciones que su madre cuando ella huele, gracias a la comunicación hormonal que mantienen.
De todo esto se deduce que la experiencia olfatoria ya está presente, de alguna manera, en la vida intrauterina y va entrenando peste.jpgal pequeño para que, al nacer, pueda captar los olores del mundo exterior.

El recién nacido aborrece los olores fuertes y artificiales, que le causan una profunda sensación de desagrado y pueden incluso hacerle llorar.

Le agradan los aromas suaves y naturales, sobre todo si son dulzones, como el olor a flores, a bollos, a miel y a vainilla (y, por supuesto, el olor a leche), que son parecidos al sabor del líquido amniótico.

mama-y-bebe[1].jpgEntre todos, hay un aroma que es el preferido por el recién nacido: el olor de su madre. La ciencia ha demostrado que el bebé se guía por el sentido del olfato para identificar a su madre. Desde sus primeros días de vida, el niño será capaz de distinguir a su madre del resto de la gente por su olor personal, que le transmite sensación de calma y confianza (el olor es inseparable de las emociones).
Éste es uno de los motivos por los que la matrona coloca al recién nacido sobre el pecho de su madre instantes después de salir al mundo, porque el pequeño, al impregnarse del olor materno, se tranquiliza y se recupera antes del esfuerzo y el estrés del parto.
Mediante el sentido del olfato, el bebé capta partículas químicas presentes en el aire, que actúan como estímulos y le proporcionan información sobre el ambiente que le rodea. Así, el pequeño aprende enseguida a relacionar su sensación de hambre con el aroma de la leche del pecho de su madre o del biberón que le está preparando.
Según los expertos, esta sensación olorosa mitiga la ansiedad que le produce la espera, lo que confirma que el sentido del olfato, además de proporcionar una valiosa información al pequeño, le produce placer.
Además, le enseña a anticiparse a los hechos y, como consecuencia de esto último, también estimula su incipiente capacidad de memorizar.
Por todo ello, el olfato es un sentido fundamental para la alimentación, la supervivencia y el desarrollo intelectual y emocional del bebé, desde sus primeras horas de vida.

EL GUSTO
Los bebés mientras aún están en el vientre materno ya van detectando el sabor dulce del líquido amniótico de las comidas que hace la madre. Lossentidos en el feto se desarrollan muy pronto, y en las semanas 24ª y 32ª de gestación el niño percibe el sabor dulce y el ácido, ya existe el sentido el_gusto.jpgdel gusto.
Una vez que nace comienzan a funcionar las papilas gustativas, cuya cantidad depende de la genética, ya que unas personas nacen con cientos frente a otras que nacen con miles, de ahí que ya los más pequeños muestren sus preferencias desde bien pronto en cuanto a los alimentos. Estudios han demostrado que lo que haya comido la madre durante el embarazo determinará los gustos del bebé.
Durante el primer año, cuando comenzamos a dar al pequeño diferentes alimentos, con que simplemente prueben una mínima cantidad de la comida el niño ya disfruta con los diversos sabores, primero el dulce y amargo, ya partir del quinto y sexto mes descubre el salado, el último que aprende es el ácido. Cuanto más amplia sea la gama de alimentos que le ofrezcamos antes desarrollara el sentido del gusto, además de que irá creando unas normas para comer.
Si prueba algún plato y lo rechaza, hay que volver a ofrecérselo en otras ocasiones, para que se acostumbre al sabor y a la larga lo acepte. El olfato les ayuda a complementar el sentido del gusto, siempre que la comida huela bien favorecerá el que el niño la coma.
Las expresiones faciales nos enseñan las opiniones del pequeño respecto a lo que está comiendo, lo dulce relaja los músculos de su cara, frente a lo agrio que les hace fruncir los labios y arrugar la nariz, y cuando es amargo abren la boca en forma de arco mostrando su sentido del gusto.
Después del año su capacidad gustativa se parecerá más a la del adulto, y crear comidas atractivas a la vista ayudará a la hora del que el niño aprenda a comer mejor, una buena enseñanza desde el principio y la paciencia al ayudarles a descubrir los sabores servirá a la hora de que el niño cuando crezca coma de todo.

COORDINACIÓN INTERSENSORIAL

Percepción intermodal:

Es de considerable interés la capacidad del bebé para relacionar información a través de modalidades de percepción; la coordinación e integración de información de percepción a través de dos o más modalidades, tales como visuales y los sentidos auditivos, se llama percepción intermodal. La investigación indica que los bebés a los 4 meses tienen percepción intermodal. Un ejemplo que pone de manifiesto esta intermodalidad, es la relación de los bebés a los estimulos visuales y acústicos discordantes: parecen no poder aceptar la existencia independiente de lo visual y de lo acústico, creándoles nerviosismo.

Las distintas modalidades sensoriales y perceptivas no están fragmentadas, actúan de modo relacionado.
Desde el nacimiento son varias las coordinaciones intersensoriales que el niño establece.

Coordinación vista-oído.
  • El niño desde el nacimiento mueve los ojos en la dirección del sonido que se presenta.
  • Prefieren adecuación entre sonido y movimientos de la boca (aprenden antes).

Coordinación vista-tacto.

Los recién nacidos utilizan la información visual para regular la mayoría de actos motores (abrir la mano para alcanzar algo que ven).

En los meses siguientes, la habilidad de coordinación intersensorial va mejorando y afianzándose.



DESARROLLO DE LA MEMORIA EN LOS DOS PRIMEROS AÑOS DE VIDAprimera.jpg


Desde sus primeros días los bebes son capaces de registrar en su memoria algunos acontecimientos, se trata de estímulos o situaciones sencillas y de una huella mnémica breve y frágil. (La "huella mnèmica" es algo que queda profundamente implantado en tu memoria para bien o para mal, condicionando cómo actúes en determinada situación.)



Ejemplo: amnesia infantil, ¿ por qué los niños tienen mala memoria para no solamente sus primeros meses de vida, sino inclusive hasta cerca de los dos años? Al sentar a dos bebés frente al espejo, veremos la actitud y su reacción a la imagen tras hacerle cambios en el rostro como pintarles la nariz…?

"Somos nuestra memoria, ese quimérico museo
de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos"
Henrich Bordeaux
mamá_bebé.jpg

Existen varios tipos de memoria:

Memoria de reconocimiento
Los bebés reconocen rostros, y también objetos y situaciones. Por eso hacia el octavo mes surge el temor a las personas extrañas, a las que no reconocen. Se trata de la llamada "memoria de reconocimiento", que consiste en reconocer cosas que ya se han visto antes.


bebe_buscando.jpgMemoria de evocación
Supone un paso más y aparece más tarde. Consiste en ser capaz de recordar cosas que están totalmente ausentes.
A los diez meses un bebé ya puede encontrar un objeto escondido segundos antes.
Es después de cumplir un año cuando el niño puede encontrar cosas que no ha visto desde hace un buen rato, incluso días.
Y sobre todo la aparición del lenguaje hace posible que, al nombrarlas, puedan evocarse cosas que no están a la vista. Se está consolidando la capacidad de simbolización, que es característica del ser humano y hace posible nuestro desarrollo intelectual y cultural.
¿Cómo podemos fomentar la memoria de evocación?
Entre el primer y el segundo cumpleaños la memoria progresa veloz.
Se sabe que la memoria que los niños desarrollan en esta edad tan temprana muestra una relación con sus niveles de inteligencia y lenguaje a edades algo mayores.
Si practicamos con el niño (sin llegar a agobiarle) juegos y situaciones que la fomenten, le estamos proporcionando una valiosa estimulación que no recibirá en cambio si se lo damos todo hecho y no le permitimos ejercitar su mente.

Algunos ejemplos:
Podemos esconder un juguete atractivo debajo de un cojín o sofá y pedir al niño que empiece a buscarlo cuando suene la campana. En los pocos minutos que transcurran hasta que la encuentre, intenta distraer al niño con juegos y conversaciones. Comprobaremos cómo el niño interrumpe el juego o la charla cada poco para hablar del juguete y señalar donde está escondido. Es su estrategia para recordar y no olvidarse.
Pongamos tres objetos en el suelo y cubramos cada uno con un paño. Preguntemos al niño qué hay debajo de cada trapo antes de levantarlo. Si aún habla poco, nombrémosle nosotros el objeto que debe buscar y comprobemos si acierto.

bebe_afeitandose.jpgMemoria de imitación
A los nueve meses un bebé puede imitar acciones adultas nada más presenciarlas, como pulsar un botón para que suene un timbre.
A partir del primer cumpleaños los niños pueden imitar las acciones que han visto incluso después de pasados varios días. Estas actividades de imitación tienen que ver con la memoria y a la vez son los primeros juegos de tipo simbólico, es decir, juegos en los que se simulan actividades. Y tanto el lenguaje como el juego están muy relacionados con la capacidad de evocar: la memoria




Memoria autobiográficabebe_mirandose_en_el_espejo.jpg
En torno al segundo cumpleaños los niños empiezan a usar la palabra "yo", se sitúan a sí mismos en los hechos que recuerdan y crean narraciones que son trozos de su propia vida.¿Cómo fomentarla?
Es un buen momento para hablar con nuestro hijo sobre las cosas que le pasan cada día. Así fortalecemos la noción de que es una persona única con unas experiencias únicas.
También podemos hablarle de las cosas que le pertenecen pero no están presentes o incluso pueden estar lejos, como los familiares. «¿Te acuerdas cuando estuvimos en casa de los abuelos? Era Navidad. ¿Qué hicimos?». Puede que el niño recuerde, o puede que no; quizás responda, o quizás no. En cualquier caso, sin presionarle pero sin renunciar a mantener estas conversaciones, estamos estimulando su capacidad de recordar y de tener recuerdos propios e importantes.
Ejemplos.
Las fotos y los vídeos de los parientes son muy útiles en estas charlas, y alimentan la memoria visual.
También estimulamos la memoria auditiva si ponemos al niño al teléfono cuando hablamos con los familiares. Mostrarle al mismo tiempo sus fotos le ayudará a saber con quién está hablando.
Si el niño recibe regalos de esas personas, será bueno que, cuando juegue con ellos, le recordemos quién se los ha regalado. Respecto a sus recuerdos permanentes podemos decir que Cuando crezcan, los niños no tendrán recuerdos de estos primeros años. Los recuerdos conscientes más antiguos que conservamos los adultos no son anteriores a los tres años de edad. Pero hay pruebas de que se guardan recuerdos inconscientes. Por ejemplo, en un niño mayor se pueden detectar reacciones fisiológicas (dilatación de pupila, etc.) si ve fotos de sus compañeros de guardería, aunque no los reconozca.



bb_cascos.jpg
Ejemplo. Documental sobre la memoria en bebés. Estudios hechos por el Dr. Anthony DeCasper de la Universidad de North Carolina demuestran que "bebés recuerdan mensajes repetidos".
Un bebé reconoce la voz de su madre por que la han oído antes de nacer.
Los científicos han sabido por algún tiempo que los infantes pueden oir en el vientre materno. Para el sexto mes de embarazo el oído ya está completamente desarrollado. Se cree que los infantes no solamente escuchan, sino que también recuerdan las cosas que han oído en el vientre materno. El Dr. DeCasper ha tenido a madres leyéndoles cada día un cuento del Dr. Seuss a sus aún no nacidos bebés. Después de nacer, los bebés fueron investigados para determinar si preferían el cuento que habían oído en el vientre u otro que todavía no habían escuchado. "Todos los bebés prefirieron la historia que habían escuchado en el vientre materno".


LOS INICIOS DE LA COMUNICACIÓN, LA REPRESENTACIÓN Y EL LENGUAJE
PIAGET Y VIGOTSKY: LOS DOS REFERENTES IMPRESCINDIBLES
Chomsky, Noam sobre el lenguaje humano y su proceso de adquisición, proclama que el lenguaje es un órgano mental con una determinación cuasi biológica y que, por tanto, su aparición responde a la maduración de especificaciones innatas que constituyen la esencia de la especie humana. Para este autor, el entendimiento o la cognición no tienen ningún papel en la aparición del lenguaje, controlada según su punto de vista, por mecanismos específicos de naturaleza innata.
Piaget, Jean fue el referente más importante, afirma la primacía de lo cognitivo sobre el desarrollo de la comunicación y el lenguaje. Para él, el lenguaje entendido como representación, aparece, junto con otras conductas, como traducción o expresión de la función simbólica. Como se mostró en el capítulo 3, Piaget cree que al final del estadio sensoriomotor el niño, a través de la coordinación y la diferenciación de los esquemas sensoriomotores, construye la capacidad de representar objetos, sucesos, personas, etc. Y de actuar de un modo diferente a la inteligencia práctica, con una inteligencia ahora basada en procesos mentales internos que se manifiestan en forma de símbolos. A la opinión de estos autores añadimos también la de Vigotsky:
Vigotsky, Lev Semiónovich. Un buen número de investigadores se lanzó a buscar los pre-requisitos comunicativos. En esta concepción de naturaleza fuertemente sociogenética, se sostiene que, desde el comienzo de su existencia, los bebes se implican en rutinas sociales con sus cuidadores, de modo que su actividad no se da en el vacío, sino que se produce en un contexto que está socialmente organizado por la cultura y las personas del entorno. En otras palabras, la cultura y quienes la representan, suministran permanentemente pautas y procedimientos para organizar la actividad infantil en su entorno físico y social. Este planteamiento implica que existe un desarrollo comunicativo previo a la aparición del lenguaje, desarrollo que es específico y no dependiente del desarrollo cognitivo, y en el que la contribución de los cuidadores es tan importante como la del propio niño. Desarrollo cognitivo y desarrollo lingüístico cada uno con sus mecanismos propios y específicos, forman una unidad, de modo que uno depende de otro y viceversa.

LOS INICIOS DE LA COMUNICACIÓN Y DE LA CONCIENCIACaracterísticas de las prácticas interactivas entre bebé y adulto. Conductas.
Desde el inicio de la vida, adultos y bebes participan conjuntamente en prácticas en las que lo más sorprendente es la habilidad que despliegan los adultos para sintonizar sus conductas con las del bebe en una especie de toma y daca que recucuidados_básicos.jpgerda al diálogo entre hablante y oyente.
La intersubjetividad primaria (3 meses) se caracteriza por la acción e interacción basada en la subjetividad mutua y en la acomodación del control del bebé a otros. Por ejemplo los cuidados básicos, la intencionalidad implícita y se centran en la acción y en la interacción mutua sin referencias externas.


bebe_al_aire_libre.jpgLa intersubjetividad secundaria se caracteriza por la inclusión del mundo de los objetos y de las personas en una actividad única.
Relación existente entre Bebé, objeto, cuidador y a su vez entre cuidador y bebé.


 
Según Gregory Bateson también existen diálogos en los que el adulto acomoda su conducta a las pautas innatas infantiles y sincroniza sus movimientos, gestos y vocalizaciones en una especie de conversación que el autor denomina protoconversación. Es decir, los adultos no sólo establecen unas situaciones rutinarias, relativamente predecibles por los bebes y que se rigen por reglas semejantes a las que se emplean en el ámbito del diálogo, sino que tratan a los recién nacidos como si ya fueran seres humanos con intenciones, deseos y sentimientos semejantes a los adultos, así si el bebe emite un sonido cualquiera, el adulto responde con un ¿qué me dices, que tienes hambre?, tratando como intencional y llena de contenido comunicativo la conducta del bebe. Todas las conductas del bebe son interpretadas según el contexto y son dotadas de significado, y sentido para poder hacer cosas con ellas más allá de su simple realización, lo cual nos lleva al siguiente punto de nuestra discusión.
Ejemplo. Lucas, aunque con apenas dos meses cumplidos, realiza un esfuerzo sobrehumano para entablar un diálogo con su madre y padre.

De estas tres conductas podemos concluir que al inicio de la vida, el interés infantil está casi exclusivamente centrado en la interacción yo-tu del tipo intersubjetividad primaria. Hacia los 6 meses, el foco de atención de la díada adulto-niño se diversifica enormemente y se incorpora a la relación con los demás en interacciones yo-tu-objeto del tipo intersubjetividad secundaria.

APARICIÓN DEL LENGUAJE
Seguidor de una buena parte de las ideas e intuiciones de Vigotsky, Bruner postula que el bebe se construye como persona gracias a que los adultos lo tratan como tal desde el inicio de la vida. Ello significa que el adulto, los demás la sociedad, se implican con el bebé en un proceso de negociación activa para que construya un mundo compartido con la comunidad.bebe_leyendo.jpg

La lectura de libros es un formato que consiste en un vocativo de atención (uy mira, mira, ¿qué es esto?------- gato, según la edad------muy bien, si sí es un gato)El adulto diversifica sus preguntas y pasa a preguntar cosas como ¿qué hace, donde está, que tiene etc. , es decir, una vez compartido un foco de atención y establecido el fondo de conocimiento, el adulto lo amplía en forma de comentarios para introducir características o propiedades y compartir otros contextos.

Si Jerome Bruner facilita su idea sobre cómo los formatos muestran cómo los adultos actúan en relación con las capacidades infantiles y las extienden, de modo que posibilitan a niños y niñas a incorporarse a la comunidad cultural a la que pertenecen y adaptarse a ella, Piaget, entiende la aparición del lenguaje como la expresión de la función simbólica o semiótica. Comunicación y representación se saldan en el lenguaje. El lenguaje aparece junto con las otras, al final del estadio sensoriomotor, una vez que el niño consigue separar la forma general de un esquema de acción de su contenido particular, emergiendo entonces la función simbólica como capacidad cognitiva que permite todas estas conductas simbólicas, la aparición del lenguaje tiene muy poco que ver con la comunicación.Alrededor de los seis meses el bebé se interesa por los objetos, para ello utiliza el gesto de alcanzar. Muy pocos meses después 11-12, el gesto de alcanzar desaparece y es sustituido por la señalización, usada también como una forma de requerimiento.Si el gesto de alcanzar sólo permitía quiero X, la señalización procedimiento más cultural y evolucionado, permite tanto quiero X como mira X.En definitiva, aprende las condiciones para hacer cosas con el lenguaje. Este aprendizaje es anterior a la aparición del lenguaje propiamente dicho y se cumple mediante gestos, vocalizaciones, miradas etc. Pero es imprescindible para que el lenguaje pueda aparecer. ( ejemplo del niño que tiene sed, coge la mano del adulto y señala el grifo, mas tarde la palabra agua le da al niño más eficacia y economía)Así al inicio, lloran, gritan, a partir de los tres meses comienzan los gorjeos, que son sonidos guturales, a los 6 producen los primeros balbuceos que son combinaciones de sonidos vocálicos y consonánticos que se repiten de forma melódica y entonativa. Posteriormente, alrededor de los 9 meses, aparecen las primeras formas estables o protopalabras, que se emplean en combinación con gestos tanto en el ámbito de la atención como de la acción conjunta. Finalmente alrededor de los doce meses aparecen las primeras palabras en sentido estricto.
Veámoslo resumido en la siguiente tabla: balbuceo.jpg

APARICIÓN DEL LENGUAJE

CUANDO NACEN
SONIDOS, LLORAN Y CHILLAN
3 MESES
SONIDOS GUTURALES
6 MESES
BALBUCEOS VOCÁLICOS Y CONSONÁNTICOS
6 MESES
GESTOS PARA CONSEGUIR OBJETOS
9 MESES
PROTOPALABRAS
11-12 MESES
SEÑALAN
12 MESES
PRIMERAS PALABRAS



DESARROLLO SOCIOAFECTIVO EN LA PRIMERA INFANCIA

VÍNCULOS AFECTIVOS

¿QUÉ ES EL APEGO Y CUALES SON SUS FUNCIONES?
apego.jpg

El vínculo emocional más importante, al menos en la primera infancia, es el apego, el vínculo afectivo que el niño establece con una o varias personas del sistema familiar, en el se pueden distinguir tres componentes básicos:
- conductas de apego (interacción privilegiada con esas personas)

- representación mental (cómo son esas personas)

- sentimientos (de bienestar o ansiedad)

Objetivamente su sentido último es favorecer la supervivencia, subjetivamente, la función del apego es proporcionar seguridad emocional.
Establecer adecuados vínculos de apego con personas adultas que nos cuiden y eduquen, así como vínculos de amistad con iguales con los que compartamos experiencias y juegos, es fundamental para el desarrollo.
Durante los primeros años de vida el apego se manifiesta mediante un sistema de interacción con los otros, así vemos:

Sistemas relacionales en el primer año de vida
Sistemas relacionales presentes desde el nacimiento

1.sistema exploratorio o tendencia a interesarse por el mundo físico y social y a conocerlo. Al estar presente desde el nacimiento, los bebes actúan durante los primeros meses sin ningún miedo o temor.2.sistema afiliativo o tendencia a interesarse por las personas y establecer relaciones amigables con ellas.
Sistemas relacionales que aparecen hacia la primera mitad del primer año de vida.-
1.vínculo de apego con una o varias personas con las que el bebe procura mantener la proximidad y una interacción privilegiada. Es el sistema relacional básico que una vez formado va a regular en buena medida los demás.2.miedo ante los desconocidos, este sistema permite al niño identificar peligros potenciales para así pedir ayuda.
klimt.jpgEl vínculo de apego regula en buena medida la exploración y las relaciones de afiliación o miedo con las personas. La presencia de las figuras de apego o la adquisición de un estilo de apego seguro, como veremos, predice relaciones mas confiadas y eficaces con el mundo social y físico.
La evolución del apego sigue una secuencia típica en la que caben destacar fases fundamentales, la primera ocupa el primer trimestre de vida, la segunda ocupa el segundo, la tercera se da típicamente durante el segundo semestre y la cuarta ocurre a partir del primer año.
Cuando el niño nace, manifiesta preferencia por los miembros de la propia especie, sin establecer diferencias entre quienes interactúan con él.
La actividad del niño está fundamentalmente regulada por ritmos biológicos a los que se adaptan los adultos, fase que dura hasta el tercer mes de vida.
Poco apoco va apareciendo en el bebe una preferencia por la interacción con los adultos que le cuidan normalmente, pero sin rechazar a los desconocidos, manifiestan clara preferencia por interactuar con los que normalmente les cuidan, dura hasta los seis meses.
El siguiente paso es la formación de los sistemas relacionales de apego y de miedo a extraños. En la segunda mitad del primer año de vida, manifiestan una clara preferencia por las figuras de apego, a la vez que rechazan a las desconocidas. El sistema de apego está claramente formado.
A partir del primer año de vida, una vez establecido el vínculo del apego, el niño va conquistando cierto grado de independencia de las figuras de apego gracias a sus nuevas capacidades de locomoción, verbales e intelectuales. Este proceso va acompañado de deseos ambivalentes de avanzar y de retroceder.
En las situaciones de aflicción (enfermedad, separaciones como la escuela, hospitalizaciones, etc) se activan sobremanera las conductas de apego, siendo los conflictos afectivos más importantes los producidos por situaciones de separación. Descubren que hay determinadas situaciones que no acaban de entender, en las que no pueden estar y de las que son excluidos.

El conjunto de experiencias de apego de la primera infancias da lugar a la formación de un modelo interno de relaciones afectivas. La función de este modelo es servir de base para las relaciones afectivas posteriores.Veamos un ejemplo visual de apego precoz.Proponemos como vínculo afectivo, el que se establece con la madre nada más nacer y que según los expertos marca al bebé.Apego precoz- Primer acto de amor
"Las madres que hacen el apego precoz logran prolongar más la lactancia, esto es beneficioso para la salud del niño y afianza el vínculo materno filial". Dr. Ernesto Thompson - Coordinador del Servicio de Atención al neonato del Hospital Universitario "Dr.Alfredo Van Grieken". Coro. Edo Falcón - Venezuela.


DIFERENCIAS INDIVIDUALES EN LA SEGURIDAD DEL APEGO.
Tipos de apego (Ainsworth, Blehar, Waters y Wall)
El experimento de situación extraña en el que madre e hijo entran y de forma paulatina va saliendo la madre y entrando otra persona que invita a explorar, todo poco a poco.Tenemos en función del experimento:- apego seguro con exploración activa y ansiedad no intensa.
- Apego ansioso ambivalente, con exploración mínima y ansiedad intensa.
- Apego ansioso evitativo escaso o nula ansiedad ante la separación y evitación en el reencuentro.
- Apego ansioso desorganizado, con desorientación aproximación a la madre con evitación de mirada, buscan proximidad para huir a continuación.

DESARROLLO EMOCIONAL EN LA PRIMERA INFANCIA
yo_soy_feliz.jpg
DESARROLLO DE LA EXPRESIÓN EMOCIONALEntre los grandes recursos de que disponen los bebés para comunicarse con los cuidadores destacan las señales emocionales. Desde los primeros días, los niños muestran expresiones faciales de interés, asco y malestar. A finales del primer mes se observan las primeras sonrisas ante la voz y la cara humana. Las expresiones faciales de enfado, tristeza y sorpresa comienzan a evidenciarse hacia el segundo mes. Es a partir del tercer mes cuando permite suponer que la expresión emocional del bebe revela su estado interno. En cuanto al miedo, las reacciones de temor son infrecuentes durante el primer semestre de vida.A lo largo de los tres primeros años, las expresiones emocionales se van haciendo cada vez más selectivas, aumentan su rapidez y duración y, por supuesto, se van socializando en la interacción con las figuras de apego.A los dos años, emergen dos expresiones faciales que indican claramente el control infantil de la expresión emocional: el morderse el labio inferior para controlar la expresión de ansiedad y la compresión de los labios como control de la expresión de cólera. Por último el acceso al lenguaje determina un gran cambio en este aspecto de la vida emocional, ya que proporciona a los niños un nuevo modo de expresión de sus sentimientos.manifestación_emocional1.gif
REGULACIÓN EMOCIONAL

Las figuras de afección modulan la experiencia y la expresión emocional de cada niño. El modo en el que los padres educan emocionalmente a sus hijos subyace en su propia filosofía sobre las emociones y expresiones.
La capacidad de interpretar las emociones de sus cuidadores se evidencia claramente con la aparición entre los 8 y los 10 meses de la llamada referencia social. Ante una situación ambigua o nueva, los niños miran a su cuidador y utilizan la información de la expresión emocional de éste para evaluar el objeto o el acontecimiento en cuestión y para regular su conducta.
Entre el segundo y el tercer año, gracias al lenguaje y al juego simbólico, se va a producir un interesante avance en la comprensión de las emociones. Los niños se interesan por los estados afectivos de los demás y los padres comienzan a explicar las causas de las emociones del niño y de otras personas. Estas conversaciones contribuyen de manera indudable al desarrollo de la comprensión emocional.
Es a mediados del segundo año cuando, gracias a la diferenciación de su propio yo del de los demás, la resonancia emocional global da lugar a verdaderas respuestas empáticas acompañadas de las primeras iniciativas de consuelo hacia la víctima.
Las emociones morales como la vergüenza, la culpa y el orgullo, aparecen en el transcurso del segundo año, una vez que se ha desarrollado el concepto de sí mismo. También entre el segundo y el tercer año aparecen las primeras reacciones de culpa con intentos de reparar el daño.La tercera fuente de motivación para las emociones morales es la empatía, la reacción afectiva vicaria con los sentimientos del otro. Cuando el niño siente dolor empático con la víctima y se atribuye la responsabilidad del mismo, la reacción emocional consecuente es la culpa. Ya a los tres años, juzgan más graves las violaciones morales (romper las cosas de otro) que las convencionales (no dar las gracias por un favor recibido).desarrollo_emocional.jpg
Establecido el vínculo afectivo, niños y niñas se dirigen selectivamente a la figura de apego como puerto de refugio en los momentos de ansiedad, miedo o tristeza y desarrollan expectativas sobre la respuesta reguladora materna. El papel de los padres en el desarrollo de la regulación emocional se pone especialmente de manifiesto cuando analizamos los procesos emocionales que subyacen en los tipos de apego.
Entre el segundo y el tercer año, las competencias infantiles aumentan enormemente, los padres comienzan a intervenir más directamente en la educación emocional de sus hijos y sus estilos de intervención a partir de este momento y en los años posteriores ejercen una gran influencia en la regulación infantil de la experiencia y de la expresión emocional.
Los padres no son los únicos agentes de socialización de los niños pequeños. Cada vez desde edades más tempranas, niños y niñas son expuestos al contacto con compañeros y compañeras en el contexto de las situaciones extrafamiliares en las que participan asiduamente.


DESARROLLO FISICO Y PSICOMOTOR DESPUÉS DE LOS DOS AÑOS ( 2-6años)

En las edades por las que ahora nos interesamos, el aspecto más relevante tiene que ver con la extensión y el afinamiento del control sobre el cuerpo y sus movimientos.

LA CURVA DEL CRECIMIENTO DESPUÉS DE LOS DOS AÑOS.
Como promedio, a partir de los 3 años chicos y chicas van a crecer 5-6 cm por año y van a aumentar su peso en 2-3 kg por año, de forma muy regular y estable.
Como ocurría a propósito de los dos primeros años, pero con más razón ahora, hay que referirse al dimorfismo sexual, es decir, al diverso perfil que las curvas de crecimiento tienen en el caso de las niñas y de los niños.
En resumen, partiendo de una ligera ventaja estaturo-ponderal por parte de los chicos, en estas edades observamos que las chicas toman la delantera durante uno o dos años para ser luego claramente superadas por los chicos, pues ellos siguen aumentando su tamaño y su peso cuando ellas ya apenas tienen cambios.

desarrollo.jpg
EL CONTROL DEL CUERPO Y DE LA ACTIVIDAD PSICOMOTRIZ.-

Una parte importante del crecimiento del cerebro ocurrió en la etapa prenatal y luego en los dos primeros años de vida, en las edades que ahora nos ocupan, continúan produciéndose cambios en el cerebro.

CARACTERISITICAS GENERALES DEL PROGRESO PSICOMOTOR.-
El proceso de formación funciona con una lentitud bastante más notable en el caso de la corteza prefrontal, que tan crucial importancia tiene en aspectos tan básicos y críticos para los humanos como la planificación y control de las conductas complejas, y el gobierno de la maquinaria cognitiva.Todo este periodo va a ir pasando cada vez más bajo control prefrontal, con lo que se va a hacer cada vez más voluntaria, más sostenida, menos lábil, más consciente: cada vez se atiende más a lo que se desea atender y lo que es más importante, se puede cambiar el foco de atención cuando así se quiere.curva.jpgLa mielinización de las neuronas motoras seguirá ocurriendo hasta los 4 o 5 años y la de las zonas del sistema nervioso relacionadas con la atención y el resto de los procesos cognitivos, seguirá ocurriendo hasta la pubertad.Por lo demás, los progresos de los que vamos a hablar, siguen las ya conocidas leyes cefalo-caudal y próximo-distal, se va a perfeccionar las piernas, manejo fino de los músculos de las muñecas y los dedos, los progresos afectarán tanto a la motricidad gruesa como a la motricidad fina.Los más importantes cambios, se relacionan con el progreso en dos frentes, la independencia y la coordinación motriz.La independencia es la capacidad para controlar por separado cada segmento motor (mover una mano sin que se mueva la otra). La coordinación supone un proceso aparentemente opuesto. Patrones motores independientes, se encadenan y asocian formando movimientos compuestos mucho más complejos que los originales.
El desarrollo físico y social normal de los niños entre 3 y 6 años de edad abarca muchos hitos o acontecimientos fundamentales significativos; aunque el desarrollo motor del niño puede no coincidir con las siguientes propuestas sin que la incapacidad de realizar dichas funciones suponga que el niño pueda tener un problema. Cada niño desarrollará unas u otras cualidades antes o después dependiendo de sus propias características.

1.- ASPECTOS MADURACIONALES.

Entre los 3 y 5 años, el campo mielogenésico corresponden al ejercicio del lenguaje y a los grandes sistemas gnósicos y práxicos que llegan a su maduración completa.

Las fibras que unen el cerebelo al cortex cerebral (breve e interesante vídeo que trata sobre el cerebro en general y sobre el córtex cerebral en particular, aquí), y que son necesarias para el control voluntario de la motricidad fina, terminan de mielinizarse. Desde ese momento, serán posibles las coordinaciones sensorio-motora en el tiempo y en el espacio.

El número y tamaño de las dendritas de numerosas neuronas han aumentado considerablemente, estableciendo uniones cada vez más numerosas entre las zonas corticales y subcorticales del cerebro. Existe una estrecha relación entre la maduración de la estructura y la aparición de la función, tanto en el plano motor como en el intelectual.

El desarrollo psicomotor alcanzado , durante este período, depende de la maduración progresiva de los diferentes órganos y sistemas corporales( osteomuscular, vestibular, perceptivo-motor, visual, auditivo) y la mayor organización lograda por el cortex cerebral.

Una vez adquiridas las habilidades posturales, permitirán una mayor libertad para la acomodación de nuevas situaciones que sirven de preparación fundamental de habilidades superiores cada vez más específicas y elaboradas. La escritura, por ejemplo, sólo podrá ser llevada a cabo con éxito por el niño, sólo cuando ciertas aptitudes adquiridas anteriormente, tales como la prensión fina, coordinación óculo manual y postura sedente, se hallan mecanizado de tal modo, que no interfieran en la acción motriz.

El aumento del tamaño y complejidad del cerebro, corre paralelo con el desarrollo postural. Dicho órgano crece lentamente durante los primeros meses, alcanzando prácticamente su tamaño completo antes del quinto año. Podemos considerar entonces, los 5 primeros años de la niñez, como un período de integración y estabilización de los modelos básicos de conductas fundamentales para el desarrollo de actividades motoras más evolucionadas.

Se describirán algunas habilidades o destrezas motoras del párvulo de 4 a 6 años en función de la postura y equilibrio estático y dinámico, centrando la atención en dos aspectos pricipales: la locomoción (movimientos motores gruesos) y de prensión (movimientos motores finos). El acento recaerá en la sucesión de etapas o patrones del desarrollo motor, más que en criterios de edad en que aparece la conducta, con el fin de hacer más patente la continuidad del proceso de desarrollo.


2. MOVIMIENTOS MOTORES GRUESOS

2.1. La marcha.
A los 4- 5 años, la marcha del niño se asemeja a la del adulto, con un ritmo y balanceo iguales, jugando el pie su papel propulsor y amortiguador. A los 6 años la marcha del niño es casi perfecta.
254467.jpg

2.2.- Postura erguida y equilibrio.
Hacia los 4 años ha adquirido fuerza, habilidad y soltura en el uso de las piernas. Puede controlar el equilibrio en un solo pie por breves segundos y también saltar en un pie. Puede caminar en línea recta y circular, sin salirse de la línea.

A los 5 años es todo un experto en la ejecución de complicadas actividades musculares sinérgicas. La madurez alcanzada por el sentido del equilibrio le permite ahora pararse en un solo pie. Puede mantenerse ahora, varios segundos en punta de pie.

A los 6 años puede pararse alternativamente en cada pie, con los ojos cerrados. Su sentido del equilibrio está bien desarrollado.


2.3. Correr.
Entre los 4 y 5 años, corre fácilmente a diferentes velocidades, controla mejor la iniciación de la parada y los cambios de dirección. Puede salir corriendo y dar un salto de alrededor de 30,5 cm. de largo.

Al llegar a los 6 años, a desarrollado su agilidad y destreza a tal punto, que puede dar corriendo un salto de aproximadamente 1,2 metro. de largo y 60 cm de alto.

2.4. Atrapar.
Entre los 3-6 años, es cuando el niño hace los mayores progresos. Ahora el puede, gracias al desarrollo muscular equilibrio y coordinación, subir escaleras alternando los pies, y trepar espalderas, con mayor seguridad. La bajada sigue teniendo mayor dificultad que la subida. Aparecen variaciones en el desarrollo de esta función, determinadas por el sexo y la mayor o menor oportunidades de ejercita estos movimientos.


2.5. Dar una patada a la pelota.
Entre los 5 y 6 años balancea toda la pierna, con intervención de los brazos, para el mantenimiento del equilibrio. Podrá también correr y patear una pelota de fútbol a una distancia aproximada de 3 metros.



3. MOVIMIENTO DE PRENSIÓN Y MANIPULACIÓN.

(Las actividades de moticidad fina que puede llevar a cabo un niño, varían según sexo y oportunidades de estimulación. Los ítems planteados pretenden demostrar la evolución que experimenta el desarrollo de la actividad y no representan la gran variedad de actividades que pueden realizar los niños de esa edad).

3.1. La prensión.
La actividad de prensión involucra los movimientos del brazo al tomar un objeto y el ajuste de la posición de las otras partes del cuerpo. La actividad determina un cambio de postura que debe ser contrarrestado mediante la regulación del equilibrio corporal, a la base de sustentación y a la fuerza de gravedad, función que fotolia_2340938_XS.jpgcumplen los ganglios basales (globo pálido) mediante circuitos de retroalimentación que permiten el mantenimiento del tono muscular basal para los movimientos voluntarios , controlando la tensión de los músculos del brazo para llevar a cabo la actividad de prensión.

A los 4 años, aunque el equilibrio sedente se mantienen bien, persiste en la prensión, el uso exagerado de la extensión del brazo y flexión del tronco hacia un costado, pero la mano libre ya no cumple la función de apoyo, sino que permanece al lado del cuerpo. Es capaz de copiar dibujos simples y doblar un papel en tres partes, previa demostración. Puede vestirse y desvestirse solo.

A los 5 años, la extensión del brazo y la flexión del tronco, para tomar objetos distantes, se halla armónicamente coordinada. El tronco aún se inclina ligeramente hacia un lado, pero la cabeza permanece erguida. A esa edad, las actividades motrices finas se han perfeccionado significativamente. Copia dibujos sin equivocare.

A los 6 años, domina perfectamente la actividad de tomar un objeto distante, coordinando perfectamente los movimientos de cabeza, tronco, y brazo, con escaso o nulo desplazamiento lateral del tronco o de la cabeza.


3.2. Atrapar.
Al lanzar una pelota al aire se la presentan al niño serias dificultades, originadas por falta de desarrollo de las relaciones témporo-espaciales y control de los efectos de la variable tiempo de reacción y tiempo de movimiento. El tiempo de reacción: representa el tiempo necesario que necesita el niño para responder rápidamente a un estímulo que implica una acción a cumplir. El tiempo de movimiento: representa el tiempo necesario para realizar una acción o gesto.

Estos dos tiempos disminuyen a medida que avanza la maduración nerviosa y son dos veces más elevados para un niño de 5 años que para un adulto. Esto explica la dificultad que se le presenta al niño para atrapar una pelota cuando la distancia que lo separa del lanzador es pequeña. (3 metros). Para recorrer esa distancia la pelota 0,5 segundos, tiempo muy corto para el niño, ya que sobrepasa el tiempo de reacción para atrapar la pelota.


Wellman (1937) describe el comportamiento del niño de 3 años, para atrapar : "el niño con los brazos extendidos hacia delante, no efectúa ningún esfuerzo para desplazarse y atrapar el balón, no ajustándose a su trayectoria. Si se lanza la pelota directamente a los brazos, la rigidez de estos le impide conservarla, la acomodación realizada con ellos es escasa o nula. Progresivamente, el niño con los brazos flexionados a la altura de los codos atrapa la pelota y la aprieta contra su pecho. Más tarde aparece la sincronización manifiesta, con ligeros desplazamientos del cuerpo para colocarse en la trayectoria de la pelota, colocando las manos en oposición, una frente a la otra."

A los 5 años empieza a usar más las manos que los brazos para atrapar una pelota, calculando mejor su trayectoria.
A los 5 años 6 meses, coloca los codos cerca del cuerpo y las manos tocándose por los pulgares, según deba atrapar una pelota tirada desde arriba o de frente. Cuando la pelota es pequeña, el niño la atrapa con una mano y con un tiempo de movimiento poco usual. Una pelota lanzada desde el aire, ofrece mayor dificultad al niño, pues está sometida al fuerza de gravedad, y velocidad de caída en un espacio y en un tiempo de reacción menor.


3.3. Soltar.
Una de las actividades motoras más difícil de dominar, en los primeros años, es el soltar voluntario. El patrón sinérgico del soltar es el contrario del asir, donde los extensores están inhibidos, en tanto que al soltar, son los flexores los que se inhiben, lo que es mucho más difícil para el niño.

La dificultad para soltar puede observarse a lo largo de los 4 primeros años, en aquellas actividades que exigen prensión en la colocación de objetos. Por ejemplo: la causa más frecuente de fracaso en la construcción de torre, es la incapacidad de soltar en forma apropiada el cubo aprendido.

A los 4 años, ha mejorado notoriamente la seguridad, sincronización y pericia para soltar. Por ejemplo, suelta cubos sin ejercer presión, con apertura suficiente de la mano para retirarla. Puede soltar bolitas dentro de un frasco con gran precisión y rapidez. Tiene aún dificultad para hacer el lazo de los zapatos.

Entre los 5 y 6 años, se produce un acelerado progreso en el desarrollo discriminativo de las relaciones viso-espaciales, óculo manual y control acabado del mecanismo de soltar. Ya puede atarse bien los cordones de los zapatos y sujetar los cubos con la yema de los dedos, por las esquinas y aristas, de modo que la visión del cubo y la torre es perfecta. Ahora puede soltar el cubo con destreza, con una ligera extensión de los metacarpianos y de los dedos.


3.4. Lanzar.
El lanzamiento es una colocación del objeto a distancia. El lanzamiento implica localización visual, equilibrio, desplazamiento de masa corporal, actividad de tomar, soltar y mantenimiento del equilibrio estático.2009-10-21-CoralThrowsBall-thumb.jpg

La habilidad para arrojar una pelota requiere de equilibrio estático y dinámico, una sincronización entre los actos de proyectar y soltar, una coordinación óculo manual, un adecuado control de mano, brazo, tronco, cabeza y piernas, para poder proyectar una pelota.

A los 4 años , los niños lanzan objetos con movimiento de voleo en el que la mano describe un arco vertical. Más adelante la pelota es dirigida desde el costado del hombro en un plano más o menos vertical. Cambio que parece estar relacionado con el desplazamiento del peso desde el pie derecho al izquierdo actividad que se manifiesta en los varones a los 5 años y en la niñas a los 6 años. También los varones , a esta edad, arrojan mucho más lejos y con mayor precisión que las niñas.

3 a 5 años: brazos y tronco efectúan movimiento en el plano horizontal. Rotación del cuerpo a la derecha para preparar el lanzamiento y hacia la izquierda para lanzar. Los pies permanecen fijos.

5 a 6 años: un paso delante del pie derecho si lanza con el brazo derecho, dejando el peso del cuerpo sobre la pierna izquierda durante la fase preparatoria. Después durante el lanzamiento avanza la pierna derecha.

3.4. Manipulación de objetos.
La madurez de la motricidad fina alcanzada por un niño, se mide por la manera en que usa los objetos como útiles o como herramientas Una de las actividades más reveladoras es la que realizan los niños al escribir.

Los 4 años, representan una etapa de transición en la toma del lápiz, ahora el niño coloca el índice y el mayor a la izquierda del lápiz y el pulgar a la derecha.. Sostiene el lápiz con la yema de los tres dígitos radiales cerca de la punta y con el mayor más extendido que los otros. Con la mano izquierda coloca el papel en child_writing.jpgposición y al mismo tiempo que sujeta firmemente el lápiz, moviéndolo por medio de flexión y extensión de los dedos, aunque hay también movimientos de muñeca. Dibuja círculos más redondos y puede copiar una cruz y trazar líneas oblicuas. Los 4 años es la edad formativa en la representación gráfica, en la que el niño empieza a representar los objetos en la forma en que ellos aparecen.

A los 5 años, es todo un experto en el manejo del lápiz. Sus dedos son mucho más rápidos y manejan el lápiz más adaptativamente y con mayor precisión. Su control de los dedos es tal, que muy pronto estará en condiciones de escribir. Dibuja formas fácilmente reconocibles y demuestra gran pericia al copiar.

A los 6 años, su manera de tomar el lápiz y escribir, es parecida a la del adulto, con el pulgar y el índice algo más flexionado que el mayor. Sus movimientos son lentos y laboriosos y van de izquierda a derecha.



Otras habilidades que el niño será capaz de realizar entre las edades de 4 y 6 años.



Tabla.jpg



Control de esfínteres:


Una de las muchas cosas que el niño debe aprender durante su desarrollo, es el control de los esfínteres, o sea la capacidad de orinar y defecar voluntariamente en el momento apropiado y en el sitio correcto, ya sea en el inodoro u orinal.


Aunque muchos padres quisieran que desde muy corta edad el niño deje los pañales y avise cuando quiere ir al baño, esto no es posible ni conveniente antes de los9788467507836.jpg dos años de edad.


La función neuromuscular que conduce al control de la vejiga y el esfínter anal tiene lugar en un periodo aproximadamente de 3 años. Pocos niños alcanzan un control completo antes de los 2 años y la mayoría no tiene ningún problema (aparte de un ocasional accidente) después de los 5 años. Dentro de estos límites hay grados de variaciones en el orden y en el tiempo exacto en que cada niño alcanza ese control.

Para alcanzar dicho control se requiere:
  • Alcanzar un desarrollo neurológico determinado, ser capaz de deambular, comprender y expresarse verbalmente.
  • Encontrarse en un nivel de maduración afectiva con desarrollo de tendencias anales y uretrales.
  • Estar la familia preparada y dispuesta a acompañar y guiar el proceso del niño.

El control de esfínteres representa un paso en la socialización, el niño aprende a eliminar sus excretas en un tiempo y lugar socialmente adecuados. Normalmente se controla primero el esfínter anal y luego se realiza el control de la vejiga.

Clásicamente se describen tres etapas:
  1. El niño es capaz de percibir que ha hecho pis o caca en sus pañales y es capaz de transmitirlo a sus padres.
  2. Percibe y transmite en los momentos previos o durante el acto, pero es incapaz de retener.
  3. Puede retener o decidir la expulsión, ambas sensaciones placenteras.


(Como referente cronológico es recién después del año y medio de edad que los niños empiezan a transcurrir la primera etapa y es recién alrededor de los dos a dos y medio que para la mayoría se establecen las etapas dos y tres).


Definición de la lateralidad derecha-izquierda:

Definiciones de lateralidad:


La lateralidad es la preferencia de utilización de una de las partes simétricas del cuerpo humano: mano, pierna, ojo y oído, y el proceso por el cual se desarrolla recibe el nombre de lateralización. Este tiene que ver con la dominancia hemisférica pero la exactitud del mismo aún no se conocen (Rigal, 1987).
article313.jpg


La lateralidad surge del conflicto entre el hemisferio derecho y el izquierdo, quedando la dominancia de un hemisferio cerebral sobre el otro. (M. Lourdes TorresRamírez).


La lateralidad hace referencia a la dominancia de un lado del cuerpo sobre el otro tanto en miembros superiores como inferiores. Esta dominancia se precisa fuerza, precisión, equilibrio, coordinación, propioceptividad...


Ases de la lateralidad:

Según las aportaciones de J.A. García el proceso de lateralización atraviesa por las siguientes fases:

1. Fase de indiferenciación. Sucede en el periodo sensoriomotor (0-2años). La lateralidad no está definida y el niño va descubriendo poco a poco que tiene dos manos, que estas le pertenecen y que son una fuente para obtener placer porque, gracias a sus posibilidades manipulativas, le permiten interaccionar con el medio.

2. Fase de alternancia. A partir de los años hasta los cuatro y gracias que le interesa explorar todo lo que le rodea, utiliza las dos manos indistintamente para realizar sus actividades cotidianas.

3. Fase de automatización. A partir de los cuatro y hasta los 6 años, poco a poco va automatizando sus gestos y observaremos como utiliza el lado dominante en las distintas actividades que realiza: mirar por un agujero, llevarse el auricular del teléfono al oído...


Según el predominio de los cuatro elementos citados (manos, ojos, pies y oído) podemos establecer las siguientes formulas de lateralidad:
Destreza homogénea. Cuando se usan preferentemente los miembros del lado derecho.

Zurdería homogénea. Se usan los miembros del lado izquierdo.

Hablamos de lateralidad mixta o cruzada cuando la mano dominante es la contraria al ojo dominante. Niños que escriben con la derecha pero su ojo dominante es el izquierdo o viceversa.

Ambidextreza. Se denomina ambidiestro (o ambidextro) a aquella persona que escribe con ambas manos o que utiliza ambos lados del cuerpo con la misma habilidad. La ambidestreza es, sin embargo, muy rara.




El esquema corporal

El esquema corporal es la imagen corporal o representación de cada quien tiene de su propio cuerpo, sea en un estado de reposo o en movimiento.

Según los especialistas, el desarrollo del esquema corporal tiene todo un proceso, depende de la maduración neurológica como también de las experiencias que el niño tenga. Alcanza su pleno desarrollo hasta los 11 o 12 años.

El esquema corporal es producto de un desarrollo progresivo ontogenético y a partir de las siguientes sensaciones:


a) Interoceptivas, (viscerales).
b) Exteroceptivas, fundamentales logradas por la vista y el tacto.
c) Propioceptivas, que nos vienen de los músculos, tendones y articulaciones, y nos informan sobre la contracción o relajación del cuerpo. (Percepciones de posición y tono muscular).


A lo largo de su evolución psicomotriz, la imagen que el niño se forma de su propio cuerpo se elabora a partir de múltiples informaciones sensoriales de orden interno y externo que este percibe.


Desde el punto de vista evolutivo, primero se dan las sensaciones interoceptivas, la sensibilidad del tubo digestivo y la actividad bucal a partir del nacimiento. A partir de la alimentación y de las funciones excretorias, el niño va experimentando vivencias acerca de su propio cuerpo.


En un segundo momento, los niños experimentan sensaciones de origen cutáneo, es decir a partir de la piel o el tacto, esto dará paso a las sensaciones exteroceptivas, pues descubrirá sus manos como parte de sí mismo y como nexo entre el mundo exterior y su mundo interno. Las manos no sólo son parte de su cuerpo sino instrumentos de exploración. Posteriormente irá descubriendo otras partes de su cuerpo, como sus pies y poco a poco los irá incorporando a su esquema corporal.


A medida que el niño desarrolle destrezas motoras, sea capaz de caminar, desplazarse y adoptar posturas más complejas irá recibiendo información de las diferentes posiciones que adopta e irá tomando conciencia de que ese cuerpo le pertenece. A los tres años, el niño ya tomará conciencia de que su manos, pies, tronco y empezará a manejarse como un todo, irá descubriendo su imagen total.

La organización del esquema corporal es el punto de partida de numerosas posibilidades de acción y juega un papel de suma importancia en el desarrollo de los niños:

A través de la acción, la prensión se hace cada vez más precisa, asociándose una locomoción cada vez más coordinada.


Etapas de elaboración del esquema corporal (Pierre Vayer)



Primera etapa: Del nacimiento a los dos años (Periodo maternal)
  • Empiezan a enderezar y mover la cabeza.
  • Enderezan a continuación el tronco.
  • Llegan a la posición sentado con el apoyo primero y luego sin apoyo.
  • La individualización y el uso de los miembros los llevan progresivamente a la reptación y luego el gateo.
  • El uso de los miembros le permite la fuerza muscular y el control del equilibrio, esto a su vez le permite:
    • El enderezamiento hasta la postura erecta.
    • El equilibrio y posición de pie con ayuda y luego sin ella.
    • La marcha.
    • Las primeras coordinaciones globales asociadas a la prensión

Segunda etapa: De los dos a los cinco años
  • La motricidad y la cinestesia (sensación por el cual se percibe el movimiento muscular, posición de nuestros miembros) permiten al niño el conocimiento y la utilización cada vez más precisa de su cuerpo entero.
La relación con el adulto es siempre un factor esencial de esta evolución que permite al niño desprenderse del mundo exterior y reconocerse como un individuo autónomo.

Tercera etapa: De los cinco a los siete años (Periodo de transición)
  • El desarrollo de las posibilidades del control muscular y el control respiratorio.
  • La afirmación definitiva de la lateralidad (predominio de uno de los lados de nuestro cuerpo).
  • El conocimiento de la derecha y la izquierda.
  • La independencia de los brazos con relación al cuerpo.

Cuarta etapa: De los siete a los once-doce años (elaboración definitiva del esquema corporal)
  • Gracias a que el niño toma conciencia de las diversas partes del cuerpo y el control del movimiento se desarrolla:
    • La posibilidad de relajamiento global o segmentario (de su totalidad o de ciertas partes del cuerpo).
    • La independencia de los brazos y tronco con relación al tronco.
    • La independencia de la derecha con relación a la izquierda.
    • La independencia funcional de diversos segmentos y elementos corporales.
    • La transposición del conocimiento de sí al conocimiento de los demás.

A partir de esta etapa, el niño ya habrá conquistado su autonomía. A medida que toma conciencia de las partes de su cuerpo y de su totalidad, será capaz de imaginarse o de hacer una imagen mental de los movimientos que realiza con su cuerpo, esto permitirá planear sus acciones antes de realizarlas.

Un esquema corporal bien establecido supone:

Conocer la imagen de tu propio cuerpo

Saber que ese cuerpo forma parte de la identidad de uno mismo.

Percibir cada parte, pero sin perder el sentido de la unidad.

Conocer las distintas posiciones que el cuerpo va adoptando.

Anticipar todas las nuevas posiciones que se pueden adoptar así como las consecuencias que estas posiciones y secuencias de movimiento pueden tener sobre el cuerpo y el entorno.


LA EVOLUCION DEL GESTO GRAFICO Y EL DESARROLLO DE LA GRAFOMOTRICIDAD.

Desde el punto de vista psicomotor, el dominio progresivo del gesto gráfico obedece a la doble influencia de factores madurativos y sociales.

El entorno social ejerce una enorme influencia en el moldeamiento y modelado de las destrezas grafomotoras. Será en el ejercicio de esas destrezas como aprenderán a diferenciar sus producciones como dibujo o escritura.

El dibujo:

Es normalmente a partir de los 18 meses cuando niños y niñas descubren que pueden trazar huellas sobre superficies utilizando instrumentos como los lápices.

Estos primeros trazos son líneas rectas hechas con todo el brazo en movimiento, siendo la articulación del hombro el punto de partida. Aparecerán a continuaciónp_08ChildDraws.jpg trazos en barrido, una especie de zig-zag donde se utilizará la articulación del codo. Un poco antes de los dos años empezarán a aparecer formas circulare que implican ya la articulación de la muñeca. Son todos ellos fundamentalmente actos motores.

Hacia los 2,5 - 3 años, al tiempo que han progresado en la ejecución de sus trazos y en la combinación de formas rectas y circulares, niños y niñas empiezan a relacionar sus producciones gráficas con objetos y personas, son los “garabatos”

Entre 3 y 4 años, se hacen ya capaces de controlar el punto de partida y de llegada del trazo. Aparece la conciencia de estar dibujando y el garabato empieza a adquirir una función intencionadamente representativa, razones por las cuales corresponde ya hablar de dibujos. Surgen ahora las primeras representaciones de la figura humana, (círculo del que salen rayas).

En el desarrollo del dibujo entre los cinco y los ocho años, elaboran un mayor número de detalles denominado realismo visual y con un mayor grado de complejidad. Progresivamente, a lo largo de esta evolución, los dibujos irán incorporando más detalles tanto relativos al rostro (cejas, orejas y pestañas) como al resto del cuerpo y de la ropa, así como de otros complementos.

Naturalmente los dibujos no se limitan a la figura humana. En primer lugar porque a partir de los 4-5 años, la figura humana no aparece sola, sino acompañada de objetos, de animales o de otras personas, posteriormente las cosas dibujadas dejarán de ser estáticas y serán representadas llevando a cabo acciones e interacciones. En segundo lugar, porque dibujan además objetos y situaciones que para ellos son familiares, y que se prestan a las capacidades representativas de que disponen en cada momento. La lógica evolutiva es similar a la descrita respecto al dibujo de la figura humana: esquematismo inicial, realismo intelectual, realismo visual, dibujos en contexto y representando acciones o interacciones, cada vez más detalles y mejor técnica.
Esa es la razón por la que los dibujos infantiles han sido considerados importantes por su valor como indicadores del desarrollo intelectual y evolutivo de los niños, y como elementos para la evaluación de la personalidad y del estado emocional.

La escritura.child_writing_on_board.s600x600.jpg

Condemarín y Chadwick distinguen tres etapas en el desarrollo de la escritura manuscrita:

La etapa precaligráfica, abarca todo el periodo de adquisición de las destrezas gráficas especializadas, desde que el garabato intenta ser una letra, hasta el dominio de la caligrafía.

Etapa caligráfica, cuando el aprendiz domina la destreza motriz necesaria para producir una escritura ordenada y clara.

Etapa postcaligráfica, que se logra tras la adolescencia, cuando se define un estilo caligráfico personal.

El progresivo dominio en el control, coordinación y precisión de los movimientos implicados en trazo de las diferentes letras, ayuda al aprendiz a diferenciar, a memorizar y a automatizar el patrón motor correspondiente a cada una de ellas. Ese patrón, recibe el nombre de alógrafo, incluye la secuencia de movimiento, la dirección de esos movimientos, el tamaño proporcional de los diversos elementos y su posición en el resultado final.

El aprendizaje de la escritura no es un simple aprendizaje motor, supone por un lado, la adquisición de un código, un sistema de signos gráficos convencionales que permite la comunicación porque representan significados precisos, y por otro la capacidad (y la voluntad) para componer textos coherentes con ese código. Es decir, además de los requisitos motores, en el aprendizaje de la escritura pesan significativamente los componentes cognitivos y motivacionales.

Atención, su desarrollo.

La atención es un mecanismo de selección perceptiva que asegura la eficacia con la que se realiza dicho procesamiento, ya que va guiando hacia donde debe éste dirigirse preferentemente. Así la atención típicamente humana, es focal, sostenida y conjunta desde muy pronto.

A partir de los 2 años, la atención de niños va ganando en controlabilidad, adaptabilidad y capacidad planificadora. La atención del niño se va haciendo cada vez más sostenida.

A medida que los niños persisten en una actividad, van teniendo más ocasiones para focalizarse voluntariamente en un aspecto determinado de esa actividad, ignorando otros. Ello requiere un control atencional para dirigirse hacia los aspectos relevantes de la situación y descuidar los irrelevantes. Junto a un mayor control, la atención va ganando en adaptabilidad y flexibilidad ante las situaciones o tareas.

La existencia de un control crecientemente voluntario y flexible sobre la atención ha llevado a investigar el desarrollo de estrategias atencionales.
El tercer tipo de cambio en la capacidad atencional es su progresivo carácter planificador. Con la edad se puede pensar por adelantado la secuencia de acciones que se van a ejecutar, lo que exige dirigir una atención sucesiva para alcanzar determinadas metas.

A los 4 años, la atención empieza a tener ya estas características estratégicas, los niños buscan de modo sistemático los juguetes que han perdido en su habitación, mirando en los lugares donde los vieron por última vez.

La planificación en colaboración marca una de las cotas más altas en el desarrollo de la atención, ya que requiere coordinar todos los recursos atencionales propios teniendo en cuenta los de los demás, poniéndolos todos al servicio de una definición conjunta de la tarea y de las metas.

Dos reflexiones importantes, de un lado que la atención llega a coordinarse con otros procesos cognitivos como la memoria, el razonamiento y la resolución de problemas. De otro, que las capacidades atencionales se pueden entrenar y potenciar gracias a la interacción con adultos u otros niños.

La memoria y la utilización de estrategias.

Una buena parte de las actividades de aprendizaje que los niños realizan está basada en la utilización de estrategias de memorización. A los 5 años, los niños son por lo general pasivos, no utilizan estrategias o las que se usan son ineficaces y no planifican las acciones a llevar a cabo. En cambio a los 7 u 8 años, los niños van ya siendo activos, eficaces y planificadores. Lo que parece existir es una progresión gradual en el uso de estrategias.

La memoria autobiográfica es muy temprana ( entre dos y cuatro años los niños son capaces de describir sus recuerdos) y sin embargo, prácticamente ningún adulto es capaz de recordar sucesos personales que ocurrieron antes de los tres años. Este es el fenómeno denominado amnesia infantil. Su explicación está relacionada con el propio proceso de desarrollo de la memoria a estas edades tan tempranas.

Desarrollo de la personalidad, Wallon.


Estadio del Personalismo

Comprende de los tres a los seis años, en este estadio el sujeto busca afirmarse como un individuo autónomo, es en este estadio donde se produce la consolidación (aunque no definitiva) de la personalidad del niño, es de orientación centrípeta y consta de tres periodos:

1. Oposición e inhibición. (2 y 3 años)

2. Periodo de gracia. (4 años)

3. Representación de roles. (5 años)

1. Con la entrada al estadio se produce la crisis del personalismo, esta etapa se caracteriza por la toma de conciencia de uno mismo. El niño presenta una oposición hacia las personas que le rodean, siendo, asimismo, incapaz de aceptar el punto de vista de los demás debido al deseo de ser distinto y de manifestar su propio yo.

2. Esta crisis es seguida en torno a los cuatro años por una etapa de expansión y exteriorización personal, donde el niño busca su propia realización estética y ser admirado, hay una necesidad de la aceptación del otro.

3. En la etapa de la representación toma conciencia de que él tiene un cuerpo propio y distinto a los demás, con expresiones y emociones propias, las cuales quiere hacer valer, adopta un personaje al que el niño tiene afecto, se pone en el lugar del otro. La imitación es selectiva y es hacia personas y objetos de este modo objetiviza mejor el mundo externo. El niño se convierte en el foco de la familia.

Resumiendo, en este estadio el niño toma conciencia de su yo personal y de su propio cuerpo, situándole en un estadio de autonomía y autoafirmación, necesario para que el niño sienta las bases de su futura independencia.




Desarrollo del autoconcepto entre los 2-6 años.


El autoconcepto tiene que ver con la imagen que tengamos de nosotros mismos y se refiere al conjunto de características o atributos que utilizamos para definirnos como individuos y para diferenciarnos de los demás.

Inicialmente las descripciones que niñas y niños de 3-4 años realizan de sí mismos, suelen basarse en términos simples y globales, del tipo de “bueno o malo, grande o pequeña” .

Poco a poco, y aun antes de los 6 años, el autoconcepto se hace cada vez más complejo, más diferenciado, articulado e integrador de distintas dimensiones y contenidos, de forma por ejemplo, que una niña puede describirse a sí misma como “buena para algunas cosas y mala para otras”.

Los niños preescolares tienen tendencia a describirse basándose en características concretas y observables. Especialmente las características relacionadas con el aspecto físico (tengo el pelo largo), y las actividades que realizan habitualmente (juego mucho a la pelota), también es posible encontrar ciertas características de índole psicológica en las auto descripciones de niños incluso de tres años (me gusta jugar con los otros niños).

Así inicialmente el autoconcepto suele basarse en la información que se recaba de experiencias concretas ocurridas en momentos determinados (es malo porque un día se enfadó). Esto hace que el autoconcepto suela ser durante estos años poco coherente, arbitrario y cambiante. En sus auto descripciones, los más pequeños suelen referirse exclusivamente a sí mismos, definiéndose además en términos absolutos. A medida que crezcan, irán haciendo un uso cada vez mayor de las comparaciones sociales para llenar de contenido sus auto conceptos.

El mundo emocional y sexual.


Hacia el final de la primera infancia, las niñas y los niños, empiezan a se capaces de identificarse como pertenecientes a uno u otro género, al mismo tiempo que también reconocen y etiquetan correctamente el género de las otras personas, es lo que se conoce como identidad de género.


LA FAMILIA
"No es la carne y la sangre,
sino el corazón lo que nos
hace familia"
Friedrich von Schiller

familia.gif
La familia es el sistema de relaciones interpersonales ligadas a un entorno, en relación con otros contextos como son el trabajo de los padres, la relación entre estos, las experiencias escolares…
Los padres pueden aportar a su hijo aspectos positivos como el afecto y la comunicación pero por otra parte aspectos más negativos como son el control y la exigencia. Estas dos dimensiones dan lugar a una tipología de estilos educativos de los que se distinguen:



Enlace: video donde se representa la familia a partir de dibujos para los más pequeños: http://www.youtube.com/watch?v=c89nmoBd9Qk

El estilo democrático
Se aplican niveles altos tanto de afecto y comunicación, como de control y exigencia , por parte de los padres. Éstos mantienen un actitud dialogante entre ellos y establecen unas normas coherentes pero no rígidas. Para controlar a sus hijos prefieren técnicas inductivas, basadas en el razonamiento y la explicación.
Estos padres animan a los niños a que se superen , ayudándoles a afrontar situaciones con un cierto nivel de esfuerzo.

Los padres consideran que se pueden equivocar en las decisiones como cualquier ser humano y por ello buscan y potencian que los hijos puedan aprender autónomamente y que saquen lo mejor de sí mismos. Ayudan en la búsqueda de soluciones equidistantes del abandono y de la sobreprotección. Las relaciones entre padres e hijos están presididas por el respeto mutuo y la cooperación.
Consecuencias educativas:
Desarrollan en los hijos el sentido de responsabilidad para que asuman las consecuencias de sus actos e inducen en los hijos habilidades de trabajo en equipo. Los hijos aprenden actitudes de cooperación, de toma de decisiones y respeto por las reglas.
Consecuencias para los niños:
El niño va a poseer una alta autoestima y tendrá facilidad para afrontar problemas. Estarán dotados de una competencia social y autocontrol siendo persistentes en las tareas.

riña.jpgEl estilo autoritario
Se aplican valores altos de control y exigencia y no se da el afecto y la comunicación entre ellos .Los padres no expresan afecto hacia sus hijos y no tienen en cuenta sus intereses o necesidades. Ellos tienen el poder e imponen las normas de forma rígida. Llegan a utilizar prácticas basadas en el castigo o amenazas para ecliminar las conductas de sus hijos que no le agradan.

La razón es siempre de los padres y consideran que el respeto de los hijos proviene del temor. Los padres imponen las soluciones en los conflictos y dirigen controlando toda toma de decisiones. Critican a la persona (eres inútil) generando una baja autoestima.
Consecuencias educativas:
Pueden generar en los hijos sentimientos de culpabilidad ante la imposibilidad de no cumplir los deseos de sus padres. Favorecen sentimientos de agresividad, de odio, al no sentir los hijos la suficiente autonomía personal y potencian conductas engañosas en los hijos para poder pasar el control de los padres.
Consecuencias para los niños:
El niño va a poseer una baja autoestima y escaso autocontrol y por ello no serán hábiles en las relaciones con los demás. Se muestran obedientes y sumisos cuando el control viene de fuera. A veces pueden presentar conductas agresivas cuando no haya un control externo.

El estilo permisivo
external image habitacion-desordenada.jpg
Se dan altos niveles de afecto y comunicación, y no de control y exigencia hacia sus hijos El niño realiza sus intereses y deseos y los padres no suelen aplicar normas ni a exigir o ejercer el control sobre sus conductas. Es decir, los padres se adaptan a sus hijos.

Los padres consideran que los hijos son buenos y saben qué tienen que hacer. Asimismo piensan que hay que darles todo lo que piden, especialmente aquello que los padres no pudieron tener. Tratan evitar que se enfrenten a dificultades y siempre ganan en los conflictos. Los padres no orientan, sino que dejan que crezcan sin pautas de conducta.

Consecuencias para los niños:
Los niños se muestran alegres y vitales cuando en realidad son inmaduros ya que al no haber nadie que les prohíba son incapaces de controlar sus propios impulsos. Son poco persistentes en las tareas ya que no quieren que les exijan.
Consecuencias educativas:


Al no tener un código de conducta marcado, los hijos no suelen tener referentes, y por tanto, no saben a qué atenerse. Les faltan hábitos de esfuerzo, de trabajo para ponerse a la realización de un proyecto personal. Tienden a la labilidad emocional.


external image images?q=tbn:ANd9GcSSQm34RjLB-ho0wX0OoF9PfUDNESiEvfwPA7qtybow9jUXapA&t=1&usg=__8JbUeltvPlBRYK-uxUJQasLXNnk=El estilo negligente/indiferente
Los padres no se dedican a criar y a educar a sus hijos, sus relaciones son frias y distantes. No reconocen o no le dan importancia a las necesidades de sus hijos, ni tan sólo las básicas. No aplican normas ni exigen, aunque a veces tienen comportamientos incoherentes.

Consecuencias para los niños:
Estos niños tendrán problemas de identidad y una baja autoestima al no haber recibido el cariño de sus padres. No son muy sensibles a las necesidades de los demás y a veces provocan conflictos personales y sociales.


Con todo esto, hay que tener en cuenta :el papel activo del propio niño, los distintos afectos en niños con características distintas y las prácticas que los padres pueden cambiar en la medida en que los adultos experimentan cambios.

RELACCIONES SOCIALES: FAMILIA, ESCUELA Y COMPAÑIAS


La familia y la escuela están estrechamente relacionadas ya que ambas son las principales transmisoras culturales de los niños.
escuela.gif
Es necesario que ambas tengan perspectivas parecidas acerca de la vida y la educación. También, es importante que compartan los mismos valores e ideología; de no ser así, se podría confundir a los niños y generarse incomodidad tanto por el lado de la familia, como por el de la escuela.

Hoy en día, la familia y la escuela se enfrentan a los medios de comunicación y a las nuevas tecnologías, las cuales, muchas veces resultan perjudiciales para el aprendizaje de los niños; sin embargo, son una realidad para la generación de los niños y jóvenes de hoy y mucho más, para las generaciones futuras. Por ello, es conveniente que tanto la familia como la escuela se alíen a ellos y no los tengan como enemigos.
Es importante sacar provecho de lo que se nos presenta porque todo, aunque parezca negativo, presenta aspectos positivos.

Las generaciones que vienen deben ser preparadas para enfrentarse al mundo virtual, al mundo de la tecnología y al mundo de los medios de comunicación y a lo que todo ello conlleva.
Algunas características de lo que ocurre en la actualidad es que se prepara a la persona para competir, para trabajar, para ganar dinero, para obtener más bienes materiales, para ser superior, y se está olvidando el verdadero fin de la vida...ser feliz pero sin olvidar la esencia del ser humano, ser cada vez mejor persona.
Los niños necesitan seguir unos puntos de referencia para facilitar su avance y conseguir que alcancen dicha meta, ser mejor persona. Los niños necesitan ser educados con autoridad.
A partir de los 3 años, los niños comienzan a razonar y se les puede explicar las formas de funcionamiento del entorno familiar, escolar y social. A partir de esta edad es importante empezar a escucharlos.

ESCUELA Y AMISTADES
Dentro del sistema educativo, podemos diferenciar dos tipos de socialización:

- Socialización vertical: es la relación jerárquica de maestro o de padres al niño. El que ejerce la autoridad es el adulto.
- Socialización horizontal: es la relación entre dos sujetos iguales, es decir, entre dos niños.

En la escuela se dan aptitudes mentales que sirven para enfrentarse a cualquier trabajo. En la actualidad también se dan las actitudes éticas y morales las cuales no se daban antiguamente en la escuela si no que a los niños se lo inculcaban los padres.

NIÑO_VIENDO_TELE.jpg
LOS MEDIOS AUDIOVISUALES Y LA EDUCACIÓN
Los medios audiovisuales inculcan patrones de conducta, crean representaciones, inculcan normas, ofrecen modelos y son medios de socialización para los niños. Éstos han e aprender a juzgar la información que se le trasmite a partir de estos medios.


Enlace.Ejemplo. Esto es un video donde se demuestra cómo ños niños pueden estar horas delante del televisor sin hacer caso a nada más:http://www.youtube.com/watch?v=KfSsaC0Ug88

La educación debe enseñar a pensar, reflexionar, cuestionar, investigar, analizar, discernir ya que nos enfrentamos a un bombardeo de información, que no es siempre la adecuada. Además, debe enseñar a las personas, desde chiquititos, a quererse, amarse y respetarse, porque los medios tienden a presentar falsas realidades que deprimen a las personas (un ejemplo de ello son las modelos, que no son como las presentan, ya que antes de salir al aire pasan por horas de maquillaje, ediciones, y otros programas especiales que las dejan con cuerpos perfectos e imposibles para la naturaleza). Ello también exige a la educación enseñar a los chicos todo sobre los medios de comunicación y cómo funcionan; ahí podrán darse cuenta que todo lo que se les presenta es falso.


MAPA CONCEPTUAL TEMA 2.
CMAP_2.jpg


PREGUNTAS OBJETIVAS:

1.¿Qué tipos de afección relaciona un niño entre 0-2 años con sus figuras de referencia?

A. afección segura, insegura, y ansioso-ambivalente.
B. afección ansioso-ambivalente, ansioso-desorganizadora e insegura.
C. afección ansioso-ambivalente, ansioso-desorganizadora y segura.
D. Ninguna de las anteriores.

2. La meta del desarrollo psicomotor pretende:

A. Control del propio cuerpo.
B. Conseguir todas las posibilidades de acción y expresión.
C. Además de la A y la B, esto implica un componente abierto y otro cerrado.
D. Además de la A y la B, esto implica un componente externo y otro interno.

3. Dentro de los estilos educativos encontramos el estilo permisivo, ¿cuáles son sus principales características?

A. altos niveles de afecto y comunicación
B. padres poco propensos a establecer normas, ausencia de control y exigencia de madurez.
C. altos niveles de afecto y comunicación pero prevalecen los intereses del niño, que siempre sale ganando.
D. Todas son correctas.

4. El autoconcepto es:

A.El autoconcepto tiene que ver con la imagen que tengamos de nosotros mismos y se refiere al conjunto de características o atributos que utilizamos para definirnos como individuos y para diferenciarnos de los demás.
B. Es la percepción emocional profunda que las personas tienen de sí mismas.
C. Se define como la unidad dinámica que constituye el individuo consciente de su propia identidad y de su relación con el medio.
D. A y C son correctas.


5. Dentro del sistema educativo se distinge:

A. La socialización vertical que trata de la autoridad del adulto hacia el niño.
B. La socialización horizontal que trara de las relacciones entre iguales ( grupo de compañeros y amistades).
C. La socialización vertical que trata de las relaciones entre sólo padres y niños.
D. A y B son correctas.